Anagramas

“A vida é pra valer / A vida é pra levar”

Samba para Vinícius, Toquinho

Anagrama no es únicamente el nombre de una coqueta editorial española, ni se trata de una palabra monovocálica común y corriente; un anagrama -que viene del griego aná (de nuevo) y grámma (letra)- es aquella palabra o frase que obtenemos al transponer el orden de las letras de otra palabra o frase. En otras palabras, una palabra o frase es anagrama de otra cuando comparten exactamente las mismas letras.

Según parece, este recurso sumamente fecundo y atractivo es utilizado desde la antigüedad y es frecuente en la escuela pitagórica. El poeta alejandrino Licofrón, en su poema Cassandra, incluyó un anagrama para el rey Ptolomeo II (ΠΤΟΛΕΜΑΙΟΣ – Ptolemaios / ΑΠΟ ΜΕΛΙΤΟΣ – apó mélitos, “que proviene de la miel”) y la reina Arsínoe (Eras ion, “violeta de Hera”).

Asimismo, el genial escritor guatemalteco Augusto Monterroso, en su libro La letra e, recuerda el siguiente anagrama

SMAISMRMILMEPOETALEVMIBVNENVGTTAVIRAS

que fue publicado por Galileo Galilei para Johannes Kepler en 1610, que una vez transpuesto dice (en latín)

ALTISSIMVM PLANETAM TERGEMINVM OBSERVAVI

lo que equivaldría a “he observado que el planeta más lejano es un triplete” en referencia a Saturno, cuyos anillos identificó como dos “apéndices”.

El español es una lengua particularmente propicia para el descubrimiento de todo tipo de anagramas, desde los breves y múltiples como amor/armo/mora/ramo/Roma/Omar o caos/saco/cosa/asco/ocas/caso, hasta los extensos y difíciles, como ecuatoriano/aeronáutico, irónicamente/renacimiento, patronímico/importación, argentino/ignorante, submarino/urbanismo. En La tienda de palabras, una apasionante novela del español Jesús Marchamalo, encontramos algunas variantes para el panvocálico MURCIÉLAGO: AMIGO CRUEL, COMER IGUAL, CUAL EMIGRÓ, GEMÍ LOCURA, LUCIR OMEGA.

A partir de ahora, el juego queda en sus manos. Lápiz, papel y un poco de inspiración.

Para más ejemplos:

  • http://www.juegosdepalabras.com/anagrama.htm
  • varios sostienen que François-Marie Arouet, partiendo de la latinización de Arouet Le Jeune (Arouet, el joven) -AROVET LI-, obtuvo mediante un anagrama el seudónimo con el que pasó a la historia: Voltaire
  • http://stevengalen.com/harrypotteranagrams.html – los amantes de Harry Potter recordarán el anagrama TOM MARVOLO RIDDLE / I AM LORD VOLDEMORT
  • http://www.agirregabiria.net/mikel/2003/sirenita.htm – el vasco Mikel Agirregaribia es autor del notable texto anagramático “¿Sentiría la sirenita?”
  • el polímata francés Boris Vian utilizó varios heterónimos, entre los cuales estaban sus anagramas Baron Visi, Brisavion, Navis Orbi (“nave del mundo” en latín) y Bison Ravi (“bisonte encantando” en francés)